LOCURA EN EL SECTOR TRANSPORTE

Cuando se visitan las empresas de transporte a nivel nacional, el común denominador es la falta de control tanto de las rutas, como de los pasajeros movilizados, y ante esta ultima se manejan modelos que van desde entregas a conciencia, hasta modelo de entregas diarias, pasando por la ineficiente Registradora Mecánica.

Si leyó bien, a conciencia , me he encontrado, más de una empresa con estas características, como es posible tener nuestra inversión, dependiendo de conciencias externas, que nada le importa el bienestar de la empresa, socios en los ingresos, pero pidan ayuda en los gastos y verán los resultados.

Ya lo decía Albert Einstein “LOCURA ES HACER LO MISMO UNA VEZ TRAS OTRA Y ESPERAR RESULTADOS DIFERENTES”, y llegan comentado lo duro de la jornada, el mototaxismo y la piratería, y usted sin poder decir NI PIO, no tiene como demostrar lo contrario, su manejo y control operativo lo perdió hace rato.

Hoy, hay tecnología para que usted, amigo empresario salga de esa locura y empiece a controlar sus vehículos, pueden controlar su flota, incrementar su productividad, con tecnología ANTIEVASION Y ANTIFRAUDE que brinda EL REGISBUS de REGISTEL, y bajar sus costos operativos, al poder controlar las rutas con los PUNTOS VIRTUALES (GPS) que brinda el equipo, ya no necesita personas para hacer esa labor.

Claro, existe el miedo al cambio, el miedo a la tecnología, el miedo a su efectividad, pero más de 13 años de experiencia deberían ser mas que carta de presentación suficiente, grandes experiencias en ciudades como Cali, Pereira, Cartagena, Tuluá, Yumbo, Tunja, Ibagué, entre otras hacen de nuestro producto una garantía de productividad.
También es importante saber a lo que se enfrentaran con la compra de tecnología para recuperar el control de su flota, renuncias, huelga, etc, se incrementaran los procesos administrativos en Gestión Humana, cuando se empiecen a “sabotear” el equipo; con un equipo con tantos elementos anti evasión y antifraude, no les queda otra que dañarlo.

SALGA DE LA LOCURA…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *