Los Retos De Los Sistemas De Transporte Público

El requisito primordial para que el transporte público constituya una verdadera alternativa, es conseguir que el tiempo de viaje puerta a puerta sea competitivo haciéndolo lo más ininterrumpido posible. La eficacia del sistema de transporte público depende esencialmente de lo fácil que resulte su uso. Cuando el sistema está dotado de más de un  servicio o modo y de más de un operador, es indispensable garantizar la coherencia entre los servicios, así como la continuidad física y operacional del sistema.

Un elemento esencial para mejorar el sistema es la disponibilidad de información puerta a puerta de calidad. Se debería proporcionar información sobre las diferentes posibilidades de transporte, los tiempos y características físicas del trasbordo, el confort de la espera,… a fin de que los clientes (actuales o potenciales) puedan definir y planificar sus desplazamientos. Poner a disposición de los clientes toda la información que pudieran necesitar para saber en qué lugar y de qué modo de  transporte pueden disponer condiciona la credibilidad del sistema tanto como la construcción de infraestructuras de calidad.

Un sistema de transporte público alcanza su plena efectividad y eficacia si todos los clientes (actuales y potenciales) saben (o pueden conocer con facilidad) cómo usarlo. Por supuesto, la información debe proporcionarse de forma unificada tanto fuera del sistema (en casa, en el lugar de trabajo o en un lugar público) como dentro del mismo (en las paradas, a bordo de los vehículos, en los intercambios,…), a través de una serie completa de medios de información (información impresa, teléfono, Web, etc.), a fin de garantizar que todas las categorías de usuarios estén cubiertas.

La comodidad y la imagen atractiva de los sistemas de transporte público dependen en gran medida de la accesibilidad externa y de la calidad de los transbordos e intercambios entre los modos y entre éstos y el coche (si es el caso). Como se trata de un factor decisivo en la elección del transporte por parte de los clientes, resulta esencial optimizar los puntos de espera (incluyendo los accesos a los mismos, tanto para peatones como para que el autobús pueda parar sin interrumpir la circulación ni
poner en riesgo la seguridad), de trasbordo y de intercambio entre los diferentes modos con el objetivo de que sean funcionales y agradables.

Ello requiere una buena planificación, así como una buena comprensión de las necesidades y expectativas de los viajeros (de modo que los servicios se ajusten a sus requisitos) y conlleva, sobretodo, una estrecha cooperación entre los diferentes responsables del sistema, operadores de transporte y proveedores de servicios.

Por otra parte, los avances espectaculares de la informática y las telecomunicaciones desempeñan un papel crucial. Los equipos Regisbus y la información en tiempo real constituyen herramientas eficaces para racionalizar las tarifas, combatir el fraude, conocer la demanda, mejorar la fiabilidad, gestionar las percepciones,… Contribuyen a facilitar el uso del transporte público y también son palancas comerciales y políticas que ofrecen una imagen moderna y dinámica del sistema.

Un buen sistema de transporte público ha de tener horarios coordinados, sincronizando lo más posible las horas de llegada y de partida entre los diferentes modos de transporte, con el objetivo de minimizar el tiempo de viaje y de espera del pasajero.

Fuente: Buenas prácticas y recomendaciones para la mejora de la satisfacción del cliente de transporte público de viajeros por carretera. Fundación Cetmo.

One Response to “Los Retos De Los Sistemas De Transporte Público

  • Excelente artículo… Como siempre Registel dando sus apuntes… Una muy buena combinación entre el saber y el hacer…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *