MEDIDAS PARA EL AHORRO DE COMBUSTIBLE

Se presentan dos vías para la mejora de la eficiencia energética en el uso de los vehí­culos de la flota: la reducción de los kilómetros recorridos a los estrictamente
necesarios con el consiguiente ahorro de combustible, y la reducción de consumo por kilómetro recorrido; es decir, aprovechando mejor el combustible utilizado.

Reducción de los km recorridos. Optimización de rutas

La optimización de rutas es un factor clave para el ahorro de combustible, la reducción de emisiones y para un funcionamiento eficiente de la empresa de transporte.

A continuación se comentan algunos aspectos relativos a esta tarea:

  • Elección del vehículo: dados un lugar de recogida y un lugar de destino, se escogerá el vehículo que, pudiendo cubrir las necesidades que presente el servicio, se encuentre más cerca del punto de recogida, para reducir en la medida de lo posible los kilómetros que realizará el mismo sin carga. En caso de disponer de varios vehículos que cumplan los anteriores condicionantes, se seleccionará para cubrir la tarea aquel que tenga un consumo menor.
  • Elección de ruta: a la hora de elegir las rutas que llevarán al vehículo al punto de recogida de la mercancía o los pasajeros, se seleccionará aquella ruta que, siendo una vía rápida, presente menos inconvenientes de saturación de tráfico a las horas previstas de trayecto, y que al mismo tiempo minimice el número de kilómetros a realizar. En caso de presentarse varias rutas de parecidas características, se escogerá la que menos dificultades orográficas presente, con el fin de lograr un menor consumo medio del vehículo.
  • Tasa de ocupación: se pretenderá llegar a una tasa de ocupación del 100%. De esta manera se procurará que los vehículos realicen el menor número posible de km sin carga (en vacío), ya que estos trayectos tan sólo generan un gasto inútil de combustible que no reporta beneficios a la empresa. Para evitar las cargas en vacío conviene saber de la existencia de “bolsas de cargas”, sistemas de información interconectados entre empresas de transporte y cargadores para gestionar las cargas de los vehículos en tránsito por los distintos lugares.

Disminución de consumo por km recorrido

Una vez definidos los vehículos y seleccionadas las rutas a recorrer, será necesario realizar las actuaciones necesarias para que su consumo sea lo menor posible. Entre las actuaciones a considerar se destacan las siguientes:

Los conductores

  • Políticas de formación: la formación de los conductores es un aspecto clave en el ahorro de combustible en empresas de transporte. Resulta adecuada la formación de los conductores de la flota en las técnicas de la conducción eficiente. De esta manera se contará con una plantilla con la preparación necesaria para obtener el máximo aprovechamiento de las posibilidades de los vehículos que conforman la flota. Es un hecho contrastado que conductores con mayor nivel de formación suelen consumir menos para la misma operación, pero no siempre la mayor experiencia en conducción produce el mismo resultado.

La formación, además, deberá ser continuada, y a ser posible específica dependiendo del tipo de vehículos del que habitualmente se encarguen los conductores en plantilla.

  • Establecimiento de sistemas de incentivos: siempre que sea posible, una iniciativa a tener en cuenta será el establecimiento de un sistema de incentivos a los conductores. La empresa puede crear una política de incentivos premiando los bajos consumos de combustible, repartiendo dividendos basados en los ahorros de combustible mensuales que se obtengan en la flota. Esto será más fácil de acometer si se puede realizar un seguimiento de los datos de consumo de cada conductor.

Se pueden plantear, pues, dos estrategias distintas:

a)      Incentivos comunes a toda la plantilla: a partir de las medias mensuales, trimestrales, semestrales o anuales, se pueden establecer primas por productividad, en función de las disminuciones de consumos medios obtenidas en la flota. Esta acción, si se lleva a la práctica, hay que hacerla con cierto cuidado, ya que podría dar lugar a tensiones laborales entre los conductores.

b)      Incentivos individuales: de la misma manera, si se tiene un control de consumos por conductor, se puede, a partir de las evoluciones en las medias de consumo (ya sean mensuales, trimestrales, semestrales o anuales), establecer primas por productividad según la reducción de consumos, de manera que aumente la vinculación y el interés de cada uno de los conductores de la flota por el ahorro de carburante. Es evidente que estas primas no se basarían sólo en el consumo en litros totales, sino que también contemplarían los recorridos realizados y las cargas transportadas.

Los vehículos

  • Adquisición del vehículo: el primer factor relevante en la eficiencia de los vehículos de la flota consiste en la adquisición adecuada de los mismos para las tareas que van a desarrollar. Así pues, adquirir un vehículo con un motor capaz de entregar mucha potencia, para emplear de forma habitual una potencia mucho menor, dará lugar a mayores consumos de carburante que si se empleara para ello un vehículo de menor potencia máxima. Por tanto, el comprador ha de ser capaz de seleccionar el motor con una potencia adecuada para el uso requerido del vehículo.
  • Mantenimiento: como se detallará en el próximo capítulo, la realización de un correcto mantenimiento de los vehículos de la flota contribuye a evitar consumos extraordinarios de combustible, evitando así un excesivo gasto en esta partida.

Vinculación vehículo-conductor

Estudios europeos afirman que la instalación de medidores de consumo que informen al conductor del consumo medio e instantáneo del vehículo (así como de otras posibles variables relevantes en la conducción), provocan en los conductores interés por rebajar esas medias, lo cual redunda en una disminución de consumos. El reto personal contra la máquina es lo que provoca el interés de los conductores por bajar consumos, manteniendo medias más bajas y prestando más atención a la conducción de manera continuada. Ello contribuye además a aumentar la seguridad y reducir el riesgo de accidentes.
Esta consecuencia, derivada de la instalación de un ordenador en el vehículo, redundará en beneficios para la empresa en cuanto a ahorro de combustible se refiere. Pero para ello será necesario que los conductores hayan recibido previamente formación de conducción eficiente, a fin de contar con las herramientas oportunas para rebajar su consumo.

No obstante, el coste de estos dispositivos puede ser lo suficientemente elevado como para retrasar la inversión en ellos hasta que el sistema de control de consumos de la flota esté completamente asentado y se requiera el comienzo de acciones encaminadas a su disminución efectiva.

Registel a través de sus soluciones puede apoyarle en esta gestión aumentando su rentabilidad, optimizando la calidad del servicio y ampliando y mejorando su negocio.

Fuente: Fragmento adaptado de Guía para la Gestión del Combustible en las Flotas de Transporte por Carretera. Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía.

One Response to “MEDIDAS PARA EL AHORRO DE COMBUSTIBLE

  • Carlos Emerson Carrejo Arango
    4 años ago

    Excelente artículo… Fundamental para mejorar la rentabilidad de los negocios de transporte público… Registel es la única empresa de tecnología que agrega valor a sus clientes con este tipo de publicaciones… Muchas gracias…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *